Cata sensorial a ciegas de vino

El Molino de Helí - Mora - Toledo
29/07/2021
21:00 H
120 minutos
Precio: 45€
cata a ciegas El molino de heli

Cata sensorial a ciegas de vino

PROGRAMA

Se proponen seis vinos a catar, que no serán identificados en ningún momentos por los catadores.

1.Recepción y bienvenida

2. Reparto de copas y fichas.

3. Presentación de los vinos.

4. Inicio de la cata comentada.

5. Resumen y explicación.

6. Descubrir los vinos catados.

7. Despedida y aperitivo.

 

Precio: 45€
Pago: En efectivo a la llegada al evento.
Teléfono de información: 925 56 56 56

Compartelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
El Molino de Helí - Mora - Toledo
Parking
Accesibilidad

Inscríbete

Nombre*
Apellidos*
Email*
Teléfono*
Requerido*

Cata sensorial a ciegas de vino

Realiza una cata de vinos diferente y que hará que eleve las sensaciones y tus sentidos para entender el vino sin prejuicios.

Una cata a ciegas es una gran forma de disfrutar descubriendo nuevos sabores y pasando un rato agradable en una degustación de vinos muy novedosos.

 

Las fases de una cata a ciegas

El primer paso es la parte visual, en ella se analiza el color del vino. Gracias a ello se puede conocer la edad, cuanto más claro por norma general más joven.

En esta fase se puede descubrir la graduación del mismo, al moverlo en la copa se quedarán gotas en la parte superior. En función de la velocidad a la que vuelven se puede conocer si tiene una graduación más alta o más baja, menor velocidad, mayor graduación.

La segunda fase es la olfativa, la primera toma de contacto se realiza sin agitar el vino para buscar los olores primarios. Una vez identificados se debe agitar para que el oxígeno penetre y salgan a la luz los conocidos como olores secundarios.

Con un poco más de agitación se pueden vislumbrar los olores terciarios, estos son difíciles de identificar si no es por un gran experto en catas.

La última fase es la gustativa, una vez entra en la boca se debe mover de lado a lado en busca de los cuatro sabores básicos; salado, dulce, ácido y amargo, deben estar en perfecta armonía. A continuación interviene el tacto.

Con él se busca la textura en boca, todo lo que sea suave y untoso lo convierte en un buen vino. Por el contrario la rugosidad o astringencia pueden resultar desagradables.

A continuación se bebe para valorar los dos últimos aspectos. Al expulsar aire por la nariz si mantiene los mismos aromas que en boca y el final que deja. Estos son los pasos para realizar un buen analisis sensorial del vino.

PONENTES